Anotaciones al Consejo Empresarial para la competitividad

En la reciente reunión del Consejo Empresarial para la Competitividad, CEC, la plana mayor del Ibex 35 nos aconseja a todos, pymes y ciudadanos incluidos, cómo producir más, competir mejor, se acordaron de la lacra de la economía sumergida y de paso pidieron más rebajas fiscales para sus grandes empresas. Ante estas noticias COPYME (Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español) desea hacer las siguientes precisiones:

En España hay 3.142.928 empresas, de las cuales 3.139.106 (99,88%) son PYME, de más de 250 trabajadores apenas hay 3.800 empresas, pero son un fuerte lobby que condiciona la política económica del Gobierno.

Este lobby de la gran empresa afirma que busca reducir el paro pero propone que suba el IVA, lo cual debilita el consumo y supone para la pequeña y mediana empresa un obstáculo para su recuperación que obligaría a reducir aún más sus negocios. Plantean otra bajada de los salarios y que suban los precios, todo un ataque frontal al consumo como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores.

Este grupo de presión propone combatir la economía sumergida, medida que suscribimos. Y sin embargo, según el Sindicato de Técnicos de Hacienda, Gestha, el 80% de los inspectores y técnicos de Hacienda están dedicados a perseguir el pequeño fraude fiscal de los profesionales autónomos, las pymes y los trabajadores.

Por el contrario, el CEC no hace mención alguna al uso y abuso de las grandes empresas refugiándose en los paraísos fiscales para evadir impuestos (según Gestha el 80% de ellas posee filiales en paraísos fiscales). Por medio de sus ingenierías fiscales son los máximos responsables, junto a las grandes fortunas, de las enormes bolsas del fraude fiscal que sufre nuestro país.

Desean, al mismo tiempo, más beneficios fiscales para relanzar sus economías, pues bien, cabe señalar al respecto que Gestha ha denunciado reiteradas veces que las grandes empresas y corporaciones financieras tributan menos del 3,5% de sus beneficios contables, reciben constantes ayudas, como los bancos, sin ningún tipo de contrapartida, o imponen normas fiscales que les permiten deducirse los beneficios conseguidos fuera de España.

Plantean aumentar el tamaño medio de las empresas, se les olvida que las grandes empresas del IBEX 35 han destruido más de 200.000 empleos en los últimos tres años, ¿es esa la vía de su crecimiento?

COPYME comparte la preocupación del CEC por el funcionamiento de las instituciones, heridas por el acoso de la corrupción, pero se han olvidado de agregar que muchas de esas grandes empresas son partícipes del binomio corrupto-corruptor. Es evidente que la corrupción disminuye la actividad económica y hace que el mercado se convierta en una selva donde todo vale.

Finalmente, también hemos echado en falta que el CEC no dijera nada del incumplimiento de la Ley de Morosidad de muchas grandes empresas que, en vez de pagar a sus proveedores a 60 días, algunas siguen haciéndolo a más de 180, ese fraude también va contra el empleo.