El pequeño comerciante es favorable a la conciliación de la vida familiar y laboral

Al hilo del debate del estado de la nación, saludamos las medidas que promete el Gobierno para la conciliación de la vida familiar y laboral.  Creemos conveniente ampliar ese enfoque y ser más ambicioso en el proyecto.
 
Para COPYME (Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español), una verdadera y amplia política de conciliación tendría que articular también la reorganización de los tiempos de apertura y cierre del comercio para hacer compatible el trabajo, la persona y la familia, hombres y mujeres. Creemos que es preciso regular humanamente los horarios de trabajo, ocio y descanso para confluir con los que existen en los países avanzados de Europa, conseguir ese objetivo supondría una mejor calidad de vida en todos los ámbitos.
 
Para llevar a cabo esa necesaria conciliación, se debería tener en cuenta el actual caos de los horarios comerciales, los de apertura comercial en domingos y festivos; su diseño se hizo para dar ventaja a las grandes corporaciones en detrimento de los pequeños comerciantes. Tal y como está establecida la actual normativa de libertad de horarios comerciales, el pequeño comerciante queda excluido de lo que se considera conciliación de la vida familiar y laboral.