Los agricultores y ganaderos españoles contra los oligopolios y los grandes distribuidores naciones de alimentación

Las movilizaciones que vienen realizando los agricultores y ganaderos exponen a la ciudadanía problemas muy graves que COPYME, Confederación de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español, ha venido denunciando desde hace tiempo. La voracidad económica, la codicia sin límites de los grandes distribuidores nacionales de alimentación, como Mercadona o Carrefour con su politica de precios están arruinando la producción española que ya no aguanta más, por ejemplo, al productor le cuesta un kilo de aceitunas 35 céntimos al año y las grandes superficies pagan a ese producto estrella entre 15 y 20 céntimos, las grandes superficies se han convertido en enemigos de las pequeñas y medianas empresas agricolas ganaderas y esto lo tenemos que decir alto y claro.

Esas grandes empresas de la districubión presumen en el etiquetado de denominación de origen, utilizan el engaño y las artimañas para no pasar como empresas extranjerizantes. Por ejemplo, los productos se comercializan con denominación "Tierra de Sabor" provienen en cuantiosas cantidades del extranjero, como lechazos y patatas de Francia, la miel de China o legumbres importadas de terceros países. Los productos Hacendado lleva la etiqueta "Fabricadas en España" pero la materia prima no se paga a los productores españoles. Compran toneladas de legumbres extranjeras mientras cosechas enteras de producto nacional se almacenan sin salir al mercado. Es escandaloso que la Resolución que aprobó el Parlamento Europeo sobre la información obligatoria del origen de los ingredientes no tenga regulación clara en España y las grandes superficies lo aprovechan para no mostrar de donde procede la materia prima de lo que comercializan.

Otra de las grandes mentiras que utilizan en sus explicaciones esos grandes distribuidores nacionales de alimentación es que los consumidores les piden precios asequibles con su renta. Esta falacia no se sostiene, en una reciente encuesta de la OCU sobre hábitos de consumo de alimentación se mostraba que el 82% de los encuestados creía necesario apoyar los productos locales. El 73% afirmaba que compraba sobre todo frutas y verdura de temporada y que el precio de un producto solo era determinante para el 28% de los usuarios encuestados.

Además, COPYME sostiene que las grandes superficies son el más claro ejemplo de un modelo de consumo social y ambientalmente insostenible. En su práctica cada vez más desarrollada de obtener productos alimenticios provenientes de lugares lejanos hace que el gasto energético por producto se distpare. Si a esto se le añade que en éstos se abusa del envasado y que aumenta el porcentaje de productos congelados, se llega a una situación en la que el balance energético y medioambiental que causa la producción de alimentos resulta terriblemente perjudicial para la salud de las personas y del planeta.

Los grandes perjudicados por este modelo pernicioso son los pequeños y medianos empresarios del campo que encuentran enormes dificultades para vender sus productos marginados por la concentración de los grandes sectores agro-industriales que son auténticos oligopolios empresariales, por la existencia de muy pocos distribuidores, por la pérdida de acceso a los mercados locales y la desigual y hóstil competencia con las grandes superficies, que además se aprovehcan  de las ayudas políticas que favorecen el modelo vertical e industrial.

Creemos conveniente que si el nuevo Gobierno desea poner remedio a la España vaciada debería también aportar por otro modelo de crecimeitno urbanítico distitnto del que privilegia a las grandes superficies como opción de compra y como centro de ocio. En ese aspecto, urge elaborar normativas que promocionen la producción propia y active campañas de consumo de productos de cercanía, educar a la ciudadanía en el consumo preferente de productos de temporada y que en la medida de lo posible se favorezca la compra de proximidad en mercados, tiendas de barrio y canales cortos de comercialización.