Artículo publicado el 5 de septiembre de 2021 en el diario Digital Nueva Tribuna

Para COPYME la transformación digital no es una moda: es un  hecho  real y profundo.

El cliente adquiere, cada vez mas; un protagonismo fundamental y la gestión debe y tiene ajustarse a este hecho. Se han abordado estrategias fijadas en el precio, en el producto y todo indica que, en la era digital, el cliente, sin despreciar lo anterior, es el centro de atención.

El cliente, está mucho mas informado, es mas exigente y tiene una mayor capacidad de influencia.

El paradigma ha cambiado, no es la empresa la que vende, es el cliente el que compra.

La pequeña empresa, y en ello está trabajando COPYME, debe buscar la innovación y pensar en las estrategias. Buscar la colaboración con otras pequeñas empresas, si esta es necesaria. Centrarse en el conocimiento de las herramientas. Crear o buscar talento para impulsar la transformación. Mejorar la experiencia con el cliente. Partir de que el proceso de transformación y cambio no termina en ningún momento, es un proceso iterativo.

Para COPYME, innovar y transformar digitalmente la pequeña empresa, conlleva, por tanto, la reorientación de la organización hacia un modelo eficaz de relación digital en lo referente a los procesos, los clientes y el modelo de negocio. Pero teniendo en cuenta también que la transformación digital no debe ser el objetivo, sino la herramienta para mejorar la eficiencia de la organización.

Este proceso es de vital importancia para la supervivencia de la pequeña empresa, y afrontar el presente y futuro inmediato con las mayores garantías.

Pero para COPYME, es una prioridad también la búsqueda de espacios de colaboración entre las PYMES.

La cooperación empresarial es una oportunidad para tener una mayor presencia en el mercado, a la par que permite mejorar la competitividad, generando también innovación mediante el establecimiento de una serie de acuerdos o alianzas con otros Autónomos o PYMES. Se trata de cooperar para crecer, a través de acuerdos y/o alianzas, mediante la decisión de compartir estrategias y recursos, para abordar nuevos proyectos.

En un proceso como el que inauguramos en el marco del Plan de Recuperación presentado por el gobierno, la cooperación empresarial, no solo es necesaria, yo diría que imprescindible, como también lo es que la interlocución gobierno-pymes y autónomos, sea mas plural que la actual.

Para finalizar no voy a obviar uno de los grandes déficits que afectan a la pequeña empresa, el acceso a la financiación.

La existencia de problemas de financiación y el poco margen que tiene las pymes para negociar con proveedores y distribuidores, determina que se vean obligadas a minimizar sus márgenes peligrosamente para mantenerse en el mercado. No basta con la atención y profesionalidad para competir. COPYME reclama una intervención rápida y contundente que eviten la competencia desleal y que el acceso a la financiación de la pequeña empresa se aborde  sin demora

Salvador Bellido Presidente de COPYME.