El asociacionismo debe ser crucial a la hora de orientar los negocios por parte de los pequeños empresarios y profesionales frente a los cambios constantes del entorno, es decir, el agrupamiento no puede considerarse como tradicionalmente está concebido, como un método de defensa, sino más bien como un elemento coordinador que ayude a identificar oportunidades que puedan aprovecharse en el futuro.

La participación, de otra parte, aporta ventajas para las empresas, siendo especialmente importante para las Pymes debido a sus particulares características:

  • reducida dimensión,
  • menor número de contactos empresariales
  • mayor dificultad para acceder a determinada información,
  • mayores barreras para acceder a determinada información clave para los negocios, etc.

El incremento de la participación y el asociacionismo permitirá a la pyme salir de un cierto aislamiento generando nuevas relaciones económicas y sociales, viviendo nuevas experiencias y poniendo a la cooperación como parte de la estrategia empresarial.