La comunicación digital se ha convertido en un punto vital, tanto para los usuarios como para las empresas, y en concreto adquiriendo un carácter estratégico para el pequeño comercio y el sector de la hostelería. 

La digitalización hace que los usuarios estén conectados en todo momentos, ya sea para comunicarse con amigos como para estar al día, comprar online o compartir vivencias con el resto del mundo.

 Es un hecho que las empresas que han abierto canales de comunicación y acceso a sus productos/ servicios, gracias a la compra online han generado más volumen de ventas y mayor notoriedad de marca.

Por contra, los pequeños negocios que no tienen web ni presencia en las redes sociales se están aislando de una gran parte de sus clientes potenciales.  

Cada vez más, los sectores del pequeño comercio y la hostelería, van reconociendo el valor de la digitalización, en un sentido integral y la necesidad de incorporarla en sus estrategias de negocio. 

 Las herramientas digitales son el medio para:

  1. Abrir nuevos mercados, 
  2. Incrementar el número de clientes,
  3. Alcanzar un mayor número de ventas.
  4. Dar a conocer sus productos y servicios
  5. Encontrar el posicionamiento necesario en el mercado.

 La web será la primera impresión que un potencial cliente tenga de la empresa y dentro de ella espacio para el desarrollo de la venta online. 

Las redes sociales, por otra parte, son uno de los canales de comunicación más relevantes y con mayor alcance hoy en día. De hecho, el 86% de la población entre 16 y 65 años las utiliza en España. Las redes sociales se han convertido en el lugar donde las marcas pueden hablar de tú a tú a sus usuarios, fidelizar y conseguir clientes de larga duración.

 Es fundamental insistir en que los pequeños negocios no deben esperar sentados a que lleguen los clientes. Ya no se vende como antes, los tiempos han cambiado y hay que salir de la zona de confort para ir al encuentro de nuevas oportunidades, innovar y estar cerca del público objetivo.